¿Que tengo que hacer, como acreedor, tras el cierre de subasta judicial de una vivienda sin ningún postor?

Respuesta:  Si en la subasta no hubiere ningún postor, podrá el acreedor, en el plazo de los veinte días siguientes al del cierre de la subasta, pedir la adjudicación del bien. Si no se tratare de la vivienda habitual del deudor, el acreedor podrá pedir la adjudicación por el 50 por cien del valor por el que el bien hubiera salido a subasta o por la cantidad que se le deba por todos los conceptos. Si se trata de Vivienda habitual, el acreedor puede adjudicársela por el 70% del valor por el que hubiere salido a subasta. Sin embargo si el total de la deuda es inferior a ese 70%, se la puede adjudicar como mínimo por el 60% de su valor.